Volver a Varios

Abogados


Tres cirujanos discuten en el buffet del hospital sus experiencias sobre las operaciones. El primero dice:

- A mí me gusta operar a los contadores: los abres y tienen todo numerado.

A lo que el segundo replica:
- No, prefiero a los bibliotecarios: tienen todas sus partes ordenadas alfabéticamente.

Y el tercero termina:
- Pero los más fáciles de operar son los abogados, porque carecen de corazón y de riñones; y la cabeza y el culo son intercambiables.


***
Se cae la reja que divide el Cielo del Infierno. Y empiezan a discutir el Diablo y San Pedro acerca de quién debe reparar el daño. Al no ponerse de acuerdo, el Diablo le propone a San Pedro que consulten con sus respectivos abogados y se vean en 2 horas. El Diablo llega muy puntual, pero San Pedro no aparece hasta como 8 horas después. El Diablo lo aborda impaciente y le dice:

- Oye, Pedro, mis abogados dicen que tú tienes que pagar.

A lo que San Pedro responde:
- Pues me ganaste, porque en el Cielo no encontré un sólo abogado. Tú los tienes todos.

***
Se encuentran un topo y una serpiente en lo más profundo de la tierra. Como el topo era ciego y la serpiente nunca había podido salir a la superficie, ninguno sabía cómo era. Así que deciden tantearse mutuamente para descubirlo. Entonces la serpiente empieza a tocar al topo y le dice:

- Tienes pelos, un hocico muy afinado, una nariz pequeña.

Y el topo le corta y le dice:
- ¡Ya sé, soy un topo!

Luego el topo empieza a tantear a la serpiente y le dice:
- A ver. Eres fría, te arrastras y tienes unos colmillos muy grandes.

Entonces la serpiente le corta y le dice:
- ¡No puede ser... soy un abogado!

***
Entra un abogado a un cajero automático, de esos que tienen un sofisticado sistema de alarmas, y de pronto empieza a sonar una estruendosa alarma, acompañada de luces y una voz digital que grita a todo pulmón:

- LADRÓN-LADRÓN-LADRÓN...

El abogado retira la tarjeta de la ranura del cajero, la examina y dice:
- ¡Mierda, me equivoqué!... ¡Introduje mi tarjeta profesional!

***
A un ama de casa, un contador público y un abogado se les pregunta:
- ¿Cuánto es 2+2?

El ama de casa responde:
¡Cuatro!.

El contador público dice:
- Creo que es 3 ó 4... Déjame correr la macro de mi hoja de cálculo, para estar seguro.

El abogado baja la intensidad de la luz, y entrecerrando los ojos y con tono suave contesta:
-¿Cuánto quiere que sea?

***
- Usted parace ser más inteligente que el promedio de hombres de su clase social -dijo el abogado a un testigo que estaba interrogando durante el juicio.

- Gracias -repuso el testigo- Y si no estuviera bajo juramento, le regresaría el cumplido.

***
Cuál es la diferencia entre un abogado y un gigoló?
Un gigoló sólo se coge a una persona a la vez.
***

¿En qué se parece un abogado a una banana?
En que ninguno es derecho.
***

Cuando una persona ayuda a un criminal antes de cometer un crimen,
lo llamamos cómplice. Si lo ayuda después de haber violado la ley,
lo llamamos abogado.


***
En qué se parecen los abogados a las prostitutas?
Si no estás encima de ellos, y les pagas antes, no hacen nada.


***
En una rueda de prensa:
- Y diganos, señor intendente, ¿cuáles han sido los resultados del
programa experimental de reinserción de reclusos?
- Pues hemos tenido una de cal y una de arena: de los dos
delincuentes que se presentaron voluntarios para el proyecto, uno
ha decidido hacerse abogado, pero parece que el otro quiere seguir
por el buen camino.


***
Era un abogado tan tonto que le preguntaron si quería hacerse
Testigo de Jehová, y respondió que no había visto el accidente, pero
que todo era negociable.

***
¿Cuál es el plato preferido de los abogados?
El róbalo.

***
Un campesino pasa frente a una lápida que dice: "Aquí yace un abogado, un hombre honrado, un hombre íntegro".
El campesino se persigna y dice asustado: Virgen santísima, enterraron a tres hombres en la misma fosa!

***
Un abogado tomaba el sol en un parque, cuando se le acerca una señora y le pregunta:
Qué hace, doctor? Aquí robándole unos rayitos al sol.
El doctor como siempre trabajando a toda hora, no?

***
Método del gato para determinar la clase de abogado con que negocia: Coloque un gato sobre el escritorio. Si el gato sale corriendo, ese abogado es muy perro. En cambio, si el gato se le manda al abogado es porque es una rata.

***
En Rusia está haciendo tanto frío que vieron pasar a un abogado con las manos en sus propios bolsillos.


Volver a Varios