Volver a Varios

SONETO A LA PRIMERA VEZ

Con ternura te la abria,
Mas tu temor inicial,
Me hizo suponer normal
Tu queja, porque te heria.

Yo segui perseverante,
Tu la veias perdida,
Fui mas tierno que un amante,
No mereci tu mordida.

Por fin como una gran puerta,
Entre gritos y sofoco,
Molesto por aquel foco,
Rendido quedaste abierta.

Penetre con gran cuidado,
Siempre he tenido talento,
Y haciendome el despistado,
Meti todo el instrumento.

Tu rigidez inicial,
Se convirtio en movimiento,
Con ese terrible lamento:
!Me haces daño, animal!

Poco a poco entre dolores,
Logre aquello que deseaba,
Tu fingias estertores,
Mas se te chorreaba la baba.

Cuando crei conseguido,
Mi objetivo principal,
Me di cuenta que al final,
Aun no cobraba sentido.

Entonces me hice un enredo,
Al ver que no te alcanzaba,
Meti un dedo, el otro dedo,
Pero nada, no llegaba.

Toda una mano, ya ves,
Tampoco fue suficiente,
Si no fuera tan decente,
Te hubiera metido los pies.

Las fuerzas se me escapaban,
Y tu no me dabas respiro,
Las piernas flojas temblaban,
No permitias el retiro.

Saque los dedos, la mano,
Tu perdias el aliento,
Te retorcias cual gusano,
Y no salia el instrumento.

Tanto que costo meterlo,
Y ahora no podia sacarlo,
Te juro que temi perderlo,
Nadie volvera a chuparlo?

Y en el ultimo momento,
(De fondo un grito ahogado),
Salio todo el instrumento,
Baboso y ensangrentado.

Respiraste satisfecha,
Mi suspiro fue mas vago,
Me miraste con reproche,
Sin pensar en mi lumbago.

Se que estas adolorida,
Mas te vas, corre que vuela,
Parecias agradecida,
Por fin te he sacado la muela!!!

El Dentista.

Volver a Varios